Un hombre planta miles de flores para que su esposa ciega oliera el aroma

La historia de amor de esta pareja comienza en el año 1956, recién casados se trasladaron a la casa donde actualmente residen. Allí han pasado unos años estupendos hasta que la salud de la señora Kuroki comenzó a empeorarse.

Debido a la diabetes que padece la señora se ha quedado ciega. Sumida en una gran depresión no quería salir del interior de la casa, por lo que su marido para animarla empezó a plantar semillas de flores de ’shibazakura’, una especie muy aromática para atraer a su esposa al exterior y así, durante años, hasta cubrir totalmente el jardín.

Denunciar contenido

1 comentario

Deja tu comentario
Ziortza Muñoz6 d Marzo d 2017 a las 12:32 (UTC)
Eso es amor!

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia